A medida que más y más personas descubren los beneficios del yoga, la práctica de 3.000 años de edad se abre camino en el lugar de trabajo. Los beneficios de realizar yoga en la oficina pueden ser obvios para alguien ya familiarizado en la práctica pero, ahora, se cuentan con fundamentos científicos para sustentarlos . Si estás considerando incorporar el yoga en tu empresa, conocer estos beneficios podría allanar el camino. En YIC queremos convertirnos en tu próximo aliado.

Reducción en dolor de espalda

Una de las razones principales por las que muchas personas practican yoga, es el dolor de espalda, una de las quejas más comunes en trabajos de escritorio. Un estudio británico de 2012, publicado en la revista Occupational Medicine, demostró el punto con un estudio de ocho semanas con participantes de una oficina del gobierno. La investigación consistió en una clase de yoga de 50 minutos por semana. ¡Adiviná qué! El grupo de yoga informó significativamente menos dolor de espalda y menos estrés, así como mayor seguridad en sí mismo, serenidad y concentración. En comparación, el grupo de control sedentario reportó más hostilidad, tristeza, estrés y dolor de espalda.

Tasas de agotamiento más bajas

EN YIC sabemos que uno de los grandes desafíos para los departamentos de RR.HH es combatir el agotamiento de los colaboradores y es por eso que presentamos yoga como una excelente solución. Un estudio de 2015 publicado en Workplace Health and Safety descubrió que las enfermeras que realizaron una sesión de yoga semanal durante ocho semanas experimentaron enormes reducciones en las señales de agotamiento. Entre los beneficios se encontraron: niveles más altos de cuidado personal, menos agotamiento emocional y una menor tendencia a la despersonalización en su contacto con los pacientes.

Salud y ausentismo

Cualquier lugar de trabajo que funcione armoniosamente es probablemente más productivo. Un estudio publicado por la revista Ayu realizado sobre 160 empleados de una empresa de ingeniería en India, demostró que el yoga reduce la hostilidad y la agresión. En el estudio, la mitad estudió y practicó yoga durante una hora diaria, mientras que la otra mitad recibió clases de teoría de la administración y realizó ejercicios ligeros durante el mismo período de tiempo. Al final de las 10 semanas, el grupo de yoga mostró puntuaciones significativamente mejores para la positividad y puntuaciones más bajas para la agresión y las actividades de trabajo contraproducentes en comparación con el grupo de control. También se ha demostrado que el yoga reduce los niveles de cortisol (la hormona del estrés). Asimismo, se ha demostrado que el yoga reduce el ausentismo en el lugar de trabajo.

Conclusión

El estrés en el lugar de trabajo disminuye el rendimiento y puede provocar lesiones físicas, como dolor de espalda, tensión de cuello y hombros y síndrome del túnel carpiano. Se ha demostrado que el yoga en el lugar de trabajo reduce el ausentismo por enfermedad u otros problemas físicos, aumenta la moral de la empresa y mejora las habilidades de comunicación entre los empleados. Por otro lado, los colaboradores que toman clases de yoga a la hora del almuerzo reportan una fuerte disminución en el estrés y el dolor musculoesquelético.