El ausentismo es la ausencia intencional o habitual de un empleado en el trabajo. Si bien los empleadores esperan que los trabajadores pierdan un cierto número de días de trabajo cada año, las ausencias excesivas pueden equivaler a una menor productividad y pueden tener un efecto importante en las finanzas de la empresa, la moral y otros factores. Este artículo analiza las causas de este patrón, los costos de pérdida de productividad y, sobre todas las cosaas, lo que los Departamentos de RR.HH. pueden hacer para reducir las tasas de ausentismo en el lugar de trabajo.

Causas del absentismo

Las personas faltan al trabajo por una variedad de razones, muchas de las cuales son legítimas y otras no tanto. Algunas de las causas más comunes pueden incluir:

  • Intimidación y acoso: los empleados que son acosados ​​por compañeros de trabajo o jefes tienen más probabilidades enfermarse para evitar la situación.
  • Agotamiento, estrés y baja moral: las cargas de trabajo pesadas, las reuniones, presentaciones estresantes y la sensación de no ser apreciados pueden hacer que los empleados eviten ir al trabajo. El estrés personal, fuera del trabajo, también puede influir.
  • Cuidado de niños y ancianos: los empleados pueden verse obligados a faltar al trabajo para quedarse en casa y cuidar de un niño o anciano cuando se han enfermado, o bien si los arreglos normales no se han concretado (por ejemplo, un cuidador enfermo o un día de nieve en la escuela).
  • Depresión: según el Instituto Nacional de Salud Mental, la principal causa de ausentismo en los Estados Unidos es la depresión. Este síntoma puede llevar al abuso de sustancias, en caso de que la persona recurra a las drogas o al alcohol para contrarrestar su dolor o ansiedad
  • Desvinculación: los empleados que no están comprometidos con sus trabajos, con sus compañeros, o con la empresa, tienen más probabilidades de perder el trabajo simplemente porque no tienen motivación para ir.
  • Enfermedad: las lesiones, la enfermedad y las citas médicas son las razones más comúnmente informadas para faltar al trabajo, aunque no siempre es la razón real.
    No es sorprendente que cada año, durante la temporada de resfriados y gripe, haya un aumento dramático en las tasas de ausentismo tanto para los empleados de tiempo completo como para los de tiempo parcial.
  • Lesiones: los accidentes pueden ocurrir tanto dentro como fuera del trabajo, lo que deriva en ausencias. Además de las lesiones agudas, las lesiones crónicas como los problemas de espalda y cuello son unas de las causas más comunes de ausentismo.
  • Búsqueda de empleo: los empleados pueden alegar alguna enfermedad para asistir a una entrevista de trabajo o trabajar en su currículum vitae.
    Cambios parciales: llegar tarde, salir temprano y tomar descansos más largos que los permitidos se consideran formas de ausentismo y pueden afectar la productividad y la moral en el lugar de trabajo.

Costos de productividad perdida

El índice de bienestar de Gallup-Healthways encuestó a 94,000 trabajadores en 14 ocupaciones principales en los EE. UU. Estimando sobre el 77% de los trabajadores que cumplen con la definición de tener una afección de salud crónica, como podría ser asma, cáncer, depresión, diabetes, ataque cardíaco, presión arterial alta, colesterol alto u obesidad, se calcularon los costos anuales totales relacionados con la pérdida de productividad desembocando en $ 84 mil millones. Según la encuesta, los costos anuales asociados con el ausentismo varían según la industria, con la mayor pérdida en ocupaciones profesionales.

The Bottom Line Killer, una publicación de la empresa de soluciones de personal Circadian, el ausentismo no programado cuesta aproximadamente $ 3,600 por año por cada trabajador por hora y $ 2,650 por año para los empleados asalariados.

Los costos pueden atribuirse a muchos factores, entre ellos:

  1. Salarios pagados a empleados ausentes
  2. Trabajadores de reemplazo de alto costo (pago por tiempo extra para otros empleados o trabajadores temporales)
  3. Costos administrativos del manejo del absentismo.

Otros costos indirectos y efectos del ausentismo incluyen:

  • Merma en la calidad de los bienes y servicios que resultan de la fatiga por horas extraordinarias o falta de personal
  • Reducción de la productividad
  • Problemas de seguridad (empleados inadecuadamente capacitados que sustituyen a otros, apresurándose para ponerse al día después de llegar como reemplazo, etc.)
  • Pobre moral entre los empleados que tienen que «completar» o hacer trabajo extra para cubrir a los compañeros de trabajo ausentes

Qué pueden hacer los empleadores

El absentismo es un problema especialmente difícil de abordar, porque existen excusas tanto legítimas como deficientes para faltar al trabajo y puede ser un desafío para los empleadores monitorear, controlar y reducir el ausentismo de manera efectiva. A menos que una empresa solicite una justificación médica, por ejemplo, puede ser difícil determinar si un empleado está realmente enfermo cuando falta el trabajo. Al mismo tiempo, sin embargo, es importante que los empleadores consideren los costos adicionales asociados con un empleado enfermo que contagia a todo su sector, o a varios clientes.

Para abordar problemas como este, algunas compañías, ciudades y estados se han movido hacia una política de licencia por enfermedad obligatoria y pagada, donde cada empleado recibe una cantidad específica de días cada año para usar cuando está enfermo.

Los opositores a la baja por enfermedad obligatoria argumentan que, en última instancia, les costará más dinero a las empresas y dará lugar a más despidos. Les preocupa que los empleados usarán todos sus días de enfermedad, ya sea que los necesiten o no. Por el contrario los defensores de tal movimiento, argumentan que la licencia pagada por enfermedad tiene sentido desde el punto de vista económico porque ayudará a detener la propagación de enfermedades transmisibles en el lugar de trabajo y en las escuelas, lo que resultará en menos casos de ausentismo a largo plazo así como una pronta recuperación.

Los Centros para el Control de Enfermedades, por ejemplo, afirman que la licencia pagada por enfermedad podría tener un impacto especialmente significativo en la industria de servicios alimentarios, donde estima que los manipuladores de alimentos enfermos son responsables del 53% de los brotes de norovirus (una forma particularmente peligrosa de virus estomacal) . – Un manipulador de alimentos enfermo teóricamente podría infectar a docenas o incluso a cientos de personas, lo que provocaría una gran cantidad de ausencias que podrían haberse evitado si ese empleado simplemente se hubiera quedado en casa. Desafortunadamente, los trabajadores a menudo necesitan el dinero o están preocupados de que se les dé de baja por enfermedad, incluso si se trata de una licencia no remunerada, por lo que van a trabajar incluso si saben que son contagiosos.

En un esfuerzo por reducir el ausentismo, algunas compañías ofrecen incentivos para ir a trabajar, como tiempo libre o loterías para los trabajadores que no tienen ausencias injustificadas dentro de un período determinado. Otras firmas podrían probar un enfoque más proactivo, implementando políticas para enfocarse en las respuestas a los problemas de salud de los empleados, que incluyen:

  1. Salud física
  2. Salud psicológica
  3. Equilibrio trabajo-hogar
  4. Salud Ambiental
  5. Salud económica

La lógica con este enfoque es que si los empleados están más sanos y felices, estarán también más capacitados y motivados para ir a trabajar cada día, lo que se traducirá en una mayor productividad y una mayor moral para todo el equipo. Si bien estas estrategias de bienestar de los empleados pueden ser costosas de implementar y mantener, pueden tener un efecto neto positivo en los resultados de la empresa, y eso es bueno para los negocios.

La línea de fondo

El ausentismo les cuesta a las compañías estadounidenses miles de millones de dólares cada año en pérdida de productividad, salarios, mala calidad de los bienes y servicios y exceso de tiempo de gestión. Además, los empleados que se presentan al trabajo a menudo se ven agobiados por tareas y responsabilidades adicionales que deben cumplir los empleados ausentes, lo que puede provocar sentimientos de frustración y una disminución de la moral.

Las ausencias ocasionales del trabajo son inevitables, las personas se enferman o se lesionan, tienen que cuidar de los demás o necesitan tiempo durante el horario comercial para manejar asuntos personales. Las ausencias habituales son las que más desafían a los empleadores y que pueden tener el mayor efecto negativo en los compañeros de trabajo.

En YIC recomendamos implementar estrategias para monitorear, reducir y responder equitativamente al ausentismo, previniendo de esta manera que los días de trabajo perdidos generen un efecto financiero que repercuta negativamente en los resultados de la empresa.